Existen almohadas de todo tipo según su forma y composición. La almohada cervical, en concreto, promete aliviar el dolor del cuello y de la espalda. También se anuncia como beneficiosa para reducir la rigidez muscular y mejorar el descanso. Pero ¿es verdad que funcionan?

La almohada cervical ¿realmente funciona?

Algunos de los dolores de cuello que se sufren al levantarse de la cama y que perduran por todo el día se deben a malas posturas durante la noche. El propósito de la almohada cervical es corregir la posición incorrecta durante la noche y así evitar que las vértebras sufran.

Lo cierto es que este tipo de sistema puede funcionar. Si consigue adaptarse a la posición natural del cuello y de los hombros, la zona cervical se relajará durante la noche. Por la mañana no habrá dolores. Pero no solo eso. Además, no habrá interrupciones del sueño por falta de comodidad y se respetarán las fases, algo básico para la regeneración celular y neuronal. Pero, ¿han de cumplir con algún requisito en concreto?

¿Cómo tiene que ser una almohada cervical?

La almohada ha de adaptarse a la forma natural del cuello. Cada persona tiene una fisonomía diferente. La estatura, el peso, la edad y otros factores influyen en la forma del cuello y en lugar exacto en el que se producen las curvaturas. Además, algunas almohadas son perfectas para descansar en una postura, pero realmente incómodas para dormir en otra.

Por estos motivos es muy importante fijarse en dos detalles antes de comprar la almohada; que sea un proveedor fiable y que tenga la capacidad de adaptarse a la forma concreta de tu cuello. ¿Dónde encontrarlas?

Puedes conseguir tu almohada cervical en Bilox. Trabajamos con diferentes firmezas y con materiales que se adaptan al contorno del cuello. Además, no solo las almohadas son básicas para evitar dolores y mejorar el descanso, también lo son los colchones y los somieres. Nosotros tenemos los mejores. Entra nuestra tienda y encontrarás todo lo que necesitas para mejorar tu salud por medio del descanso.