Un colchón acumula suciedad y malos olores con el tiempo. Si no te molestas en desinfectar, acabarás por tener un grave problema, ya que este objeto se convertirá en el hábitat idóneo de ácaros y otros insectos. Estos resultan problemáticos, en especial con niños y personas con problemas de respiración, por lo que es necesario saber cómo limpiarlos colchones.

Desinfectar para cuidar la salud

Lograr una buena higiene y desinfección en los colchones es más sencillo de lo que parece. Para empezar, es recomendable airear este objeto al menos dos veces al año. Esto permitirá eliminar o reducir la humedad que haya acumulado. Además, te permite limpiar a fondo la funda que lo guarda, pero procura hacerlo a una temperatura elevada para eliminar cualquier germen.

Una limpieza en mayor profundidad pasa por aplicar un desinfectante en aerosol, el cual penetrará hacia la estructura interior y eliminará los ácaros, bacterias, hongos y patógenos que pueda albergar. Asimismo, también estarás eliminando de raíz los malos olores, algo que te será de gran utilidad.

Sábanas y almohada

Otro aspecto a tener en cuenta son las sábanas y la propia almohada, objetos textiles que también tendrás que limpiar a fondo. Lava las sábanas, cobertores y el resto de la ropa de cama a la temperatura que indica el fabricante y con un producto desinfectante. Así, habrás eliminado tanto las manchas como cualquier organismo microscópico que pudiera habitar en ellas. Lo mismo puedes hacer con las almohadas, a las cuales no se les suele prestar la atención necesaria.

En definitiva, cuidar y mantener limpio tu colchón pasa por seguir estas indicaciones y no descuidar un lavado periódico. El objetivo es eliminar tanto las suciedades como cualquier microorganismo que pueda habitar en él. Así, ganarás en higiene y garantizarás tanto tu salud como todas las personas que vivan en tu hogar.