Del buen descanso en un colchón apropiado depende que logremos dormir de manera profunda y completa. Pero no basta con llegar a las primeras etapas del sueño, pues no es reparador, sino que debemos alcanzar los ciclos completos.

Fases del sueño

¿Sabías que las fases del sueño se dan en ciclos de noventa minutos, con seis o siete repeticiones cada noche? Conocer qué sucede en nuestro organismo puede ayudarnos a descansar mejor, así como los colchones de calidad. ¿Lo vemos?

Fase I, etapa de adormecimiento

Los primeros diez minutos después acostarte corresponden a esta fase. Constituye un período de transición entre la vigilia y el sueño.

Fase II, etapa de sueño ligero y relajación

Esta fase dura aproximadamente el 50 % de cada ciclo; sientes una gran relajación y se produce la desconexión con el entorno. El ritmo cardíaco y la respiración se hacen más lentos, acompañado esto de períodos alternos de baja y alta actividad cerebral.

Fase III, etapa de transición

Esta etapa dura unos pocos minutos. Como dato importante, es la fase en la que hay picos de secreción de hormona de crecimiento.

Fase IV, sueño profundo o sueño Delta

Es la más importante para que logres descansar. Ocupa aproximadamente 20 % del ciclo. En ella resulta muy difícil despertar y, como en la fase III, hay secreción de hormona de crecimiento. La actividad cardíaca y la presión arterial alcanzan un punto muy bajo.

Fase REM

Estas siglas se refieren a rapid eye movement, por el fenómeno de movimiento ocular que se desencadena. También se denomina «de sueño paradójico», ya que captamos información de exterior. Es la fase donde sueñas, la actividad cerebral es muy alta y los músculos no funcionan.

Lograr el descanso depende de que completemos los ciclos que necesitamos cada noche. Así, dormir en un buen colchón, relajarnos y lograr el sueño profundo son factores importantísimos para la salud.