Si al levantarte por las mañanas percibes dolor de espalda, puede que tu colchón no esté en las mejores condiciones. A continuación te explicamos cuándo se debe cambiar el colchón. Te damos a conocer cuál es la vida promedio y algunos síntomas que pueden indicar la necesidad del cambio.

Cada cuanto tiempo se debe cambiar

La vida útil de un colchón suele ser de diez años como mucho. Aunque el tiempo es una referencia a tener en cuenta, cambiarlo dependerá también de otros factores. Por ejemplo, la fisonomía de unas y otras personas puede ser muy diferente e influirá en la duración.

Otra de las causas que influyen en la duración de un de este es el tiempo que se pasa en él. En muchas ocasiones se está mucho más de lo habitual en la cama, tal vez por causa de enfermedad o edad avanzada. También puede ocurrir lo contrario, que tan siquiera se utilice a diario, lo que prolongará al máximo su tiempo de vida.

El tipo de material del que está hecho el colchón también guarda relación con la durabilidad. Dependiendo de la densidad de la espuma, de la calidad de los materiales, de los muelles, del somier y de otros factores, la duración puede ser mucho menor.

Síntomas que indican que hay que cambiar el colchón

Además del paso del tiempo, hay algunos síntomas que indican que ha llegado el momento de cambiar el equipo de descanso. Te los enumeramos a continuación.

  • Deformaciones. Las deformaciones del colchón indican que es el momento del cambio. Aunque algunos tipos de colchónes se adapta al cuerpo y tardan unos segundos en recuperar la forma, si tardan mucho o no vuelven al estado original, hay que cambiarlo.
  • Levantarse cansado. En ocasiones se escucha la expresión “me levanto cansado y no se por qué”. Unas de las razones que pueden estar detrás de este síntoma es el envejecimiento del colchón.
  • Levantarse con dolor. Otro de los síntomas es levantarse con dolor. Puede que el colchón ya no sujete bien el peso del cuerpo y se genere dolor de espalda, riñones o extremidades.

Si tu colchón tiene más de diez años, si está deformado o si ha dejado de ser cómodo, has de cambiarlo. Elige uno de la máxima calidad, como los que ofrecemos en Bilox.